CUIT, Celia Collado y Patricia Soriano

CUIT, Celia Collado y Patricia Soriano

Agua, barro, manos, horno y mucha simpatía, los básicos de Cuit.
Carlota Flâneur Reading CUIT, Celia Collado y Patricia Soriano 5 minutes

Cuit son Patricia Soriano y Celia Collado, dos ceramistas que decidieron rejuvenecer la cerámica instalándose en uno de los barrios de moda de València, Arrancapins. Desde su gran taller hacen que, hablar hoy de cerámica sea tan actual como hablar de moda, arte o diseño. Producen piezas muy personales y al mismo tiempo, con sus clases y talleres, dan la oportunidad a mucha gente a lanzarse al mundo de la creación a través de sentir el fango en las manos. Hoy comparten con The Booster su particular manera de entender la artesanía calzando las sneakers veganas ARZE™ Taiga Classic.

 

¿Qué es Cuit, un taller de cerámica, una escuela, un espacio creativo, todo a la vez?

CUIT es un espacio en el que la cerámica es el eje central a partir del cual sucede todo. 


¿Han hablado de vosotras en AD, en El País Semanal, ahora en The Booster (salvando las distancias) ¿por qué creéis que Cuit está de moda?

No sabemos si CUIT está de moda, pero sí que intuimos que toca una tecla que ahora quiere sonar. La cerámica está en auge y nosotras la presentamos de una manera que, siempre desde el respeto, la aleja de la visión tradicional que siempre se ha tenido de ella. Algo más actual, contemporáneo y funcional que la acerca más a lo que a la gente le interesa.


¿Qué importancia tiene la manera en que comunicáis en la repercusión que estáis teniendo?

La comunicación tiene una importancia vital. Somos muy conscientes de que CUIT es tanto la cerámica que hacemos como todo lo que la envuelve: imagen corporativa, redes sociales, fotografías, el propio taller...


¿Qué de bueno creéis que estáis ofreciendo al mundo con vuestro trabajo?

Ofrecemos acercar la cerámica a todo aquel que sienta atracción por este mundo. Y lo hacemos a través de las clases, pero sobre todo a través de las piezas que producimos. Son piezas artesanales, que respetan la técnica y con el diseño siempre presente, pensadas para formar parte del día a día de quien las adquiere.


¿Por qué creéis que la gente está buscando clases de cerámica? 

  1. a) Por volver a emplear las manos para algo más que tocar una pantalla o un teclado. 
  2. b) Por necesidad de encontrar momentos de paz.
  3. c) Porque el ‘hazlo tú mismo’ es tendencia.
  4. d) Porque el barro te conecta con la naturaleza.

  1. e) Todas las anteriores son correctas.

¿En vuestras clases, ocurre que los alumnos se dan cuenta de que son más creativos de lo que en principio se imaginan?

Lo bueno del barro es que es muy agradecido y saca habilidades que muchas veces no sabemos que tenemos. Es relativamente fácil hacer una pieza, por lo que la técnica (al menos al principio) no es un impedimento para dar rienda suelta a la imaginación y hacer ver a cada persona que es capaz de hacer más de lo que imaginaba. ¡Muchas veces se sorprenden de sus propias creaciones!


¿Qué tiene el barro que no tengan los materiales sintéticos? ¿Creéis en un futuro con más cerámica y menos plástico?

Más cerámica siempre. El barro tiene algo muy primario y natural que no tienen otros materiales. Además, no huele mal, no deja rastros aceitosos en las manos y se lava con agua, por lo que hace que trabajarlo sea muy agradable.


¿Qué os inspira a la hora de crear? ¿Algún lugar favorito o algún paisaje que os haga sentir especialmente bien?

La mayor parte de las ideas nos surgen en el propio taller, trabajando. Cuando hacemos las piezas, hay un punto en el que las manos van solas (cuando hacemos planchas, colamos piezas en moldes o esmaltamos 50 tazas seguidas) por lo que la cabeza empieza a pensar en nuevas formas, maneras de conformar o combinaciones de pastas y esmaltes.


¿Habéis realizado algunos proyectos con restaurantes? ¿Qué es lo que os gusta de trabajar con chefs?

Sí, hemos trabajado con restaurantes como BOUET en València o Sents en Ontinyent. Lo que más nos gusta de trabajar para ellos es ver luego nuestras creaciones conteniendo las recetas emplatadas. Saber que cumplen su función a la vez que aportan un valor añadido al restaurante, dejando ver una sensibilidad que no se encuentra en cualquier lugar.


Si pudierais modelar y dar forma nueva a algún aspecto de la sociedad que ahora no os gusta, ¿cuál sería? 

Intentaríamos darle más importancia a lo local, lo próximo, lo hecho cerca y con cariño para conseguir un impacto real y frenar un poco el cambio climático, ya que es algo que irremediablemente afecta a todo el mundo. 


¿Qué significa para vosotras impulsar lo bueno (Boost the good)?

Para nosotras impulsar lo bueno es seguir haciendo cerámica para que cada vez más gente se decante por lo artesanal, hecho a mano, atemporal y con intención antes que por objetos (ya no solo cerámicos) que prácticamente se tratan como si fueran de usar y tirar.  


¿Qué proyectos estáis a punto de cocer en el horno?

Estamos preparando la vajilla para un restaurante de Barcelona que tenemos muchas ganas de que salga a la luz, unas tazas para una pequeña tienda de objetos artesanales que reúne diferentes marcas que trabajan con mimo o una colaboración que nos hace mucha ilusión con una marca de joyería hecha a mano.

Continue reading